jueves, 17 de diciembre de 2015

Los 5 errores más habituales de las fotos de viaje

Nadie es perfecto y todos cometemos errores. Además, lo que para mí puede ser una práctica errónea puede que para ti no lo sea. Sin embargo hay algunas costumbres que, aplicados a la fotografía de viaje, convendría evitar. Si los tenemos presentes a la hora de viajar, será más fácil volver a casa con fotografías que muestran como es la experiencia vivida.

Viajando solo con una cámara réflex digital colgando del cuello, suelo ser el candidato ideal para pedir una foto de grupo, algo que normalmente hago encantado. Demasiadas veces pero me alargue cámaras de gama alta con configuraciones inadecuadas a las circunstancias.



Si las fotografías no son una parte importante de tus vacaciones no te preocupes, la mejor foto y la mejor cámara siempre son la disponible en cada momento y circunstancia. Pero si en cambio quieres tener un buen recuerdo y, por ejemplo, elaborar un buen álbum fotográfico (ya sea digital o de los de toda la vida), puede que te plantees evitar estas situaciones:

Error n1: La cámara? Siempre en modo automático!

Muy sencilla debe ser la cámara como para que no incorpore algún tipo de modo, como mínimo, semi-automático. Cuando ponemos el símbolo verde en el dial de selección dejamos que la cámara decida el 100% de los parámetros técnicos al pulsar el disparador. Uno de los principales es la sensibilidad de ISO con la que se hará la foto, uno de los aspectos que más nos puede estropear la foto (sobre todo en cámaras compactas).


Utilizar los modos semiautomáticos 'P', 'S', o 'A', nos permitirá decidir el nivel de ISO que más nos conviene. También nos proporcionará acceso, en casi todas las cámaras, a la herramienta de ajuste de exposición que a menudo se representa con un cuadrado dividido con un signo más (+) y uno de resto (-). Con esta herramienta Serramos nosotros quienes, a partir de los cálculos de luz de la cámara, decidiremos si queremos la imagen más clara o más oscura. Muera el automático total!


Error n2: Desperdiciar las mejores horas del día.

Las fotos de las puestas de sol son preciosas, pero las de la salida también, ¿eh? A menudo las sábanas se nos pegan y nos cuesta levantarnos pronto para aprovechar uno de los mejores momentos del día para hacer fotos (a mí el primero). Si salimos tarde a visitar el centro de la ciudad donde estamos pasando unos días de vacaciones, probablemente nos encontraremos con las calles atestadas de gente y con una luz poco interesante para la fotografía.


Los primeros rayos de sol y los últimos son muy fotogénicos, gracias a una menor intensidad y en la horizontalidad de la fuente de luz. Al mediodía la luz del sol a menudo es demasiado vertical y crea sombras que pueden aportar poco juego a la fotografía. Tener en cuenta cuál es la mejor hora para hacer una determinada foto marcará, a todas luces, la diferencia que la hará digno de ser la portada del álbum de fotos.

Error n3: Hacer sólo fotos tipo 'self' (o no hacer ninguna).

Este soy yo ante la Torre Eiffel de París, este soy yo en el Louvre, este soy yo arriba del Arco de Triunfo .... y etcétera. Y a veces incluso haciendo un saltito o haciendo ver que aguantas en la torre inclinada de Pisa para que no se caiga!

Bromas aparte, tal vez que volvemos del viaje con algunas fotografías en las que lo más importante en mostrar no seamos nosotros mismos. Si no, nos perderemos gran parte de los detalles y los grandes paisajes a los que tanto nos ha costado llegar.

Lo contrario tampoco es bueno, ya menudo es mi caso. Al volver de mi primer viaje a Londres mis amigos me preguntaron 'y todas las fotos son así, artísticas?'. Seguramente se referían a que yo no salía a ninguna las imágenes que los mostraba. Poco poco pero, trato de remediarlo.


Error n4: No buscar el sentido o intención de la foto.

Ya mencioné brevemente este error en el post sobre los aspectos a tener en cuenta al hacer fotos, quiero insistir. Si queremos una buena foto, es necesario que en el momento de hacerla nos preguntamos qué es lo que queremos expresar con ella. Si tan sólo hacemos la foto, con la cámara a nivel de nuestra vista y sin preocuparnos de lo que dejamos dentro o fuera del cuadro, será muy complicado que después tenga nada especial.

La fotografía es una forma de expresión como la escritura, el vídeo o la narración. Hay por tanto saber qué queremos transmitir, la intención de que queremos dar a la imagen. No es mala idea que exploramos y jugamos con las posibilidades que tenemos en cada momento para conseguir el resultado deseado.

Error n5: Utilizar el flash.

Tengo que admitir que esta es una manía personal que no todo el mundo tiene que compartir. Mi manera de entender la foto de viaje implica intentar captar la escena que estoy presenciando con el menor número de artificios posible. Esto ocurre para evitar los recursos de técnicas como el HDR (High Dynamic Range), pero también la utilización del flash. Si un local es oscuro, es oscuro. Si el sujeto está en contraluz y no lo podemos evitar, no lo podemos evitar.

La única excepción que haría al respecto de esta norma que me he autoimpuesto es a la hora de hacer fotos de personas en ambientes con muy poca luz. Cuando salimos de fiesta y queremos hacer una foto de grupo, normalmente no hay otro modo de hacer la foto que utilizando el flash de la cámara y la situación ya es bastante artificial de por sí. En el resto de situaciones evitar el flash nos proporcionará naturalidad y reflejará con mayor fidelidad la escena.

Y para terminar, como de costumbre, recuerda que todas las normas están para ser rotas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario